Solicitar entradas Torre inclinada de Pisa

Reserve su visita a la torre inclinada de Pisa, uno de los monumentos más famosos del mundo y un símbolo de Italia y también visita a la Plaza de los Milagros

Uffizi

Reserva online tu visita a la Torre Inclinada de Pisa, uno de los monumentos más famosos y símbolo de Italia en todo el mundo, parte de la magnífica Piazza dei Miracoli (Plaza de los Milagros).

1. HAGA CLIC END UN DIA VERDE EN EL CALENDARIO

  Disponible    Indisponible

Datos útiles:

¡Atrévete a subir a una de las más famosas torres del mundo!Arquitectura

Más allá de su célebre inclinación, real desafío a las leyes de la estática, el campanario del Duomo es un particularísimo edificio y único en su género, sea por su alto valor histórico artístico de sus formas, sea por su peculiar ubicación en el contexto de aquella vasta y singular área conocida como ”Piazza dei Miracoli” .
el edificio ocupa una posición separada del la Catedral, y surge entre la zona absidal y la parte sur oriental del crucero de esta última.
Se trata de una colocación inusual – de norma, el campanario se eleva de hecho cerca de la fachada o a lo largo de un costado de las iglesias – aunque no sea la única, pues se vuelve a encontrar en algunos complejos pisanos y otros edificios italianos.

En este caso, ésta adquiere, de todos modos, un valor y una explicación inéditos con relación a la dislocación de las otras emergencias monumentales en el área de la "Piazza dei Miracoli".


Su elevada altura le confiere una función de fulcro visual
con su mole esbelta, el Campanario resultaba en realidad bien visible desde cada uno de los lados de la plaza, y, probablemente, también desde el río Arno, asumiendo de esta manera sea la función de conexión entre la ciudad y la plaza, ubicada en una zona descentralizada respecto al núcleo urbano, sea la función de faro, punto de referencia y centinela, y, en fin, símbolo del orgullo cívico y religioso de la comunidad ciudadana.

El edificio

El edificio actual, resultado de una larga obra constructiva y objeto en el transcurso de los siglos de innumerables campañas de restauraciones cuyo primer objetivo era el de limitar los peligros de derrumbe presumibles a causa de la evidente inclinación, está constituido por un cuerpo cilíndrico de muros, rodeado por pórticos con arcos y columnas que se apoyan sobre un tronco de base y están coronados por una celda de campanas.
El cuerpo central de la estructura está compuesto por un cilindro hueco, recubierto por un paramento externo en bloques moldeados en piedra calcárea de San Giuliano blanco y gris, un paramento interno, en piedra "verrucana" trabajada y, entre éstas, una zona anular de ladrillos.
En el interior de esta zona en ladrillos se encuentra realizada una escalera helicoidal que, con 293 escalones, monta hasta el sexto nivel, en donde el pozo interno se concluye gracias a una voluta con un ojo central para ceder el paso a la luz, permitiendo el acceso a la celda de campanas superior y, en los trechos intermedios inferiores, hacia los varios niveles.
Los seis niveles colocados en el tronco básico, con éste y con la celda de campanas, subdividen a la torre en ocho segmentos, llamados órdenes.
El inferior es animado por un giro de arcadas ciegas, impostadas sobre semi-columnas que incluyen bajo el arco a un compás de forma de losange taraceado con mármoles policromáticos, que incluye en el centro una rosa en relieve.
El bloque de ladrillos es interrumpido por unas aperturas que se reflejan en estrechas ventanas monoforas y, hacia el Oeste, por una única puerta de acceso
una recámara rectangular con un arquitrabe que le hace de cornisa.
Encima del arquitrabe, un arco falcado con arquivolta trabajada, descansa sobre dos capiteles en prosecución de las jambas, formando una hornacina que contiene el busto de una Virgen con el Niño de la época del trescientos.
A los lados del portal, algunas decoraciones figuradas que representan animales y monstruosas figuras, y con una singular representación de barcos (¿el Puerto Pisano?), acompañan la epígrafe conmemorativa de la fundación del edificio.

La inclinación

El problema de la inclinación es el que más de todos, ha fascinado y despertado la curiosidad en el transcurso del tiempo, a los visitantes, apasionados de arte y estudiosos y que han dado fama por doquier a este monumento.


Todo ello en virtud del hecho de que aún hoy la inclinación del edificio pueda guardar dentro de sí numerosos misterios.


Por mucho tiempo los expertos han debatido, sobretodo en el siglo pasado, sobre la cuestión si dicha inclinación haya tenido relación con problemas estáticos surgidos del edificio durante su erección
en otras palabras, que si la inclinación de la torre pueda constituir un efecto deseado por su constructor o viceversa, fuese el fruto de un imprevisible o de un inevitable progresivo desgaste del terreno.
En el curso de este último siglo, las mediciones cada vez más precisas del edificio y las averiguaciones realizadas con varios medios a través del subsuelo, junto con investigaciones históricas y de archivos, han permitido llegar a algunas certezas, aunque no definitivas.
Parece a este punto cierto de que la torre fue inicialmente concebida como edificio recto y que su inclinación se inició a manifestar ya a partir de las fases iniciales de las obras.
El hundimiento fue enseguida relacionado con las particulares características morfológicas del terreno en el que se apoyaba, compuesto por más de un estrato de material arcilloso y de depósito, atravesados, como a un metro de profundidad, por faldas acuíferas subterráneas.
A dichas conclusiones se llega observando, además de la composición del terreno, gracias a las correcciones aportadas en cada uno de los niveles del edificio.
Lo que parece cierto, basándonos en las raras noticias que poseemos, es que durante el transcurso de los siglos, la oscilación del edificio haya sido mínima, habiendo probablemente encontrado él mismo un equilibrio firme en el suelo.
Dicha situación puede confirmarse gracias al detallado estudio de mediciones llevado a cabo en el 1817 por dos estudiosos ingleses
Cresy y Taylor.
Algunos años más tarde, precisamente en 1838, tuvo lugar el verificarse de un evento que provocó una fuerte aceleración del movimiento oscilatorio del edificio, reanudando la necesidad de intervenciones de tutela.
A esta fecha fue de hecho decidido, en base a las exigencias de origen histórico y estético, eliminar la base del campanario de la cumbre de tierra que la ocultaba desde hacía siglos.
Dicha intervención, que dio como efecto el hacer perder a la torre el equilibrio adquirido, preveía también el desmantelamiento de los edificios y de las estructuras que surgían cerca de la construcción, y, sobretodo, el secado del agua estancada que perennemente rodeaba la entrada del edificio.
Las siguientes mediciones, documentaron un incremento de pendencia de unos 20 centímetros
en los 267 años entre las mediciones de Giorgio Vasari de 1550 y los de los dos ingleses, en 1817, la inclinación había aumentado de solamente cinco centímetros.
La aceleración del movimiento de pendencia duró algunos años después de las obras del 1838, para luego volver a decrecer en la medida de alrededor de un milímetro al año.
En el transcurso del siglo XX, gracias al desarrollo de los conocimientos y de las instrumentaciones técnicas, conjuntamente con el interés de las autoridades gubernamentales de tutela, se han promovido estudios, investigaciones y hasta intervenciones extraordinarias.


Las medidas de la Torre

El monumento mide de altura 58,36 metros en el plano de los cimientos, y más de 55 fuera de la tierra.
Su peso ha sido calculado en 14.453 toneladas, Su baricentro se halla a 22,6 metros por encima del plano de cimientos.
Los cimientos tienen un diámetro externo de 19,58 metros; el agujero central es de 4,5 metros.
El área del cimiento anular es de 285 metros cuadrados; la presión promedio sobre el terreno es de 497 kPa.
La inclinación actual es de unos 55° o sea un 10%; el valor correspondiente a la excedencia de las cargas en el plano de los cimientos es de 2,3 metros.

Florence Museums

Find on the map!

Lo que nuestros visitantes diciendo acerca de su experiencia